Header Ads

Multigremial Araucanía: atentados incendiarios aumentaron en un 107% durante el primer año de Gobierno.

Análisis de la entidad se basa en las denuncias ante Carabineros y fiscalía de la Región del Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos. En algunos lugares se triplicaron los ataques, mientras que en la llamada zona roja del conflicto hubo un alza de 88% de los hitos violentos respecto del año pasado. 

Una significativa alza en atentados y ataques incendiarios se registró el año pasado en las regiones VIII, IX, X y XIV, respecto de 2017

Se trata de una de las conclusiones que forman parte del "Barómetro de conflictos con connotación indígena", medición que elabora la Multigremial Araucanía. "El Mercurio" accedió a las cifras de la Multigremial, que cuenta con 10 años de existencia y agrupa a distintos gremios de la región, como a la Sociedad de Fomento Agrícola de Temuco (Sofo), a la Asociación Gremial de Industriales de Malleco y Cautín (Asimca), a la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Temuco, entre otros.

De acuerdo a la medición que se realizó en 2018, un año marcado aún por los ecos de la "Operación Huracán" y la muerte de Camilo Catrillanca, en el caso de los ataques incendiarios se produjo un alza del 107% respecto de 2017, el último año del gobierno de Michelle Bachelet. Es decir, pasaron de 60 a 124. Para elaborar el análisis se consideraron las denuncias ante Carabineros y la fiscalía de la Región del Biobío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos, siendo la IX Región la con más prevalencia de denuncias formales.

Respecto de los ataques incendiarios, en La Araucanía pasaron en un año de 43 a 76; en Los Ríos se mantuvo en tres, pero en el Biobío tuvo el mayor incremento, subiendo de 14 a 41, es decir, se triplicaron. Sobre los llamados "hitos violentos", el estudio da cuenta que en total, en estas regiones, pasaron de 170 a 319, lo que se traduce en un aumento de 88%.

Entre los "hitos violentos" se describen más de 15 tipos de delitos, incluyendo las quemas. Estos se elevaron en al menos dos episodios durante este año: la huelga de hambre del machi Celestino Córdova -condenado a 18 años de presidio efectivo por su participación en el atentado que le costó la vida al matrimonio Luchsinger-McKay durante la madrugada del 4 de enero de 2013 en Vilcún- y el caso Catrillanca.

Otra cifra incluida en el estudio es la concentración de denuncias por comunas. Durante 2018, estas se concentran en Ercilla, Collipulli y Victoria. En el caso de la Región del Biobío, la segunda más conflictiva, se aglutinan en la comuna de Cañete y Tirúa.

El "Barómetro de conflictos con connotación indígena 2018" será publicado el próximo miércoles por la Multigremial Araucanía.

CAMBIO DE ESTRATEGIA
Para algunos, la muerte de Catrillanca marcó una suerte de punto de inflexión en algunas zonas rurales de las comunas de Collipulli, Ercilla y Victoria. Si los atentados afectaban particularmente a las empresas forestales, hoy las usurpaciones y quemas de predios están marcando la agenda diaria de algunos agricultores. Este es el caso de la quema de la casa del agricultor Alberto Schifferli el martes pasado, y de la familia Baier. Su predio, Hijuela Chamichaco, ha sido atacado en reiteradas ocasiones en este último mes. Incluso, Eric Baier fue herido por una bala mientras se encontraba trillando en su campo.

Otra familia de Ercilla que prefirió resguardar su identidad expresó que su campo ha sido tomado en tres oportunidades en menos de un mes y se ha prendido fuego a sus cosechas, quemando en total cerca de siete hectáreas.

Luciano Rivas, presidente de la Multigremial de La Araucanía, señaló que "estos hechos de violencia no nos amedrentarán, hoy más que nunca estamos fortalecidos, porque el ser agricultor, producir los alimentos y el querer esta patria, nos hace estar cada día más unidos".

El pasado 27 y 28 de diciembre se llevaron a cabo manifestaciones que fueron convocadas por Marcelo Catrillanca, padre del comunero que falleció abatido el pasado 14 de noviembre. Fue en esa fecha donde comenzaron a multiplicarse las usurpaciones, tomándose en total 11 predios. Asimismo, otras comunidades ingresaron a campos de la zona solo para instalar banderas negras o mapuches. Esto, con el fin de marcar algunos territorios, según los dueños de los terrenos.

La crisis que vive Carabineros ante la denominada "Operación Huracán" y luego la muerte del comunero es descrita por los afectados como un factor importante en la sensación de inseguridad. El propio Rivas hace "un ferviente llamado a Carabineros a cumplir con su labor de resguardar el orden y la seguridad, ellos no pueden seguir eludiendo su responsabilidad".

No hay comentarios